REGISTRO DE GENERADORES DE RESIDUOS PELIGROSOS.

Los residuos que entran en la categoría de peligrosos son aquellos que cuentan con una o varias de las características CRETIB, es decir corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad y/o biológico infeccioso. También son considerados como peligrosos los envases, recipientes, embalajes y suelos que hayan contenido o sido contaminados con estos, según lo establecido en la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos.

La Norma Oficial Mexicana NOM-052-SEMARNAT-2005, establece las características, el procedimiento de identificación, clasificación y los listados de los residuos peligrosos.

El giro de las empresas que generan mayor cantidad de residuos son las industrias prestadoras de servicios con un 36.1%, la metalúrgica 10.8%, la automotriz 10.2%, la química 9.8% y la de servicios mercantiles 6.1%. Con base en el Informe del Medio Ambiente en México 2018, entre el año 2004 y 2017, se generaron aproximadamente 2.45 millones de toneladas de residuos peligrosos, sin embargo, esta no es una cifra real, a pesar de esto existen 115,158 empresas inscritas en el Padrón de Generadores de Residuos Peligrosos (PGRP) siendo una cantidad tan alta, no es la totalidad de las empresas que producen RP en el país.

Los generadores de residuos peligrosos resultado de procesos productivos o de consumo, ya sea como persona física o moral, deben cumplir con la obligación de registrarse a nivel federal ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

De acuerdo con la cantidad de residuos generados se clasifican en tres categorías:

  • Microgeneradores
  • Pequeños generadores
  • Grandes generadores

Dependiendo de la clasificación en la que se encuentre la empresa, le corresponde diferentes obligaciones administrativas y técnicas específicas.

En dado caso que ya se cuente con un registro y los tipos de residuos, los volúmenes o categoría, hayan cambiado, se necesita realizar una modificación al registro que presentó anteriormente ante la SEMARNAT, así como también en el caso de suspensión de generación o cierre de instalaciones.

Este tipo de trámites tiene como objetivo el cumplir las obligaciones jurídicas y administrativas correspondientes, que los residuos que se generen tengan una adecuada separación y valorización, buscando también el minimizar su producción mediante planes de manejo.

Ing. Belén del Consuelo Alvarado Guerrero.